Make your own free website on Tripod.com

Gemini - The whole tale. ( Español )

Después de un siglo de paz, la isla de Alteria está de nuevo en guerra.
El pérfido Primer Ministro del reino de Kardia, Kamen, ha tomado el poder
después de haber matado al viejo y falto de herederos, Rey Marn. Kamen ha logrado su golpe de estado gracias al poder del dios del mal Marth, evocado por un antiguo hechizo, por él mismo hallado después de años de búsqueda.
Utilizando sus nuevos poderes, Kamen erige alrededor del castillo real un escudo místico, que nada ni nadie puede atravesar sin su consentimiento; luego, decide moverse a la conquista de todo Alteria.
Sus tropas, protegidas por el poder de Marth, son conducidas por Slayn, un joven guerrero de orígenes desconocidos, hijo adoptivo de un aristócrata de Kardia. Con impresionante rapidez, el reino de Eridan cáe bajo los ataques de los Kardianos,  porque los aliados de Varnia y Lysia, los otros dos reinos de la isla, pueden llegar en su ayuda. Randall, Rey de Varnia y Amon, Rey de  Lysia, deciden unir sus fuerzas para contrastar a Kardia. Ambos, se dan cuenta de que la fuerza de las armas es inútil contra un enemigo claramente protegido por un poder maléfico. La única esperanza es recurrir al oráculo del Monte de los Espíritus, en el reino de Varnia. Los que han tenido el valor, en el pasado, de aventurarse sobre la cumbre del monte, no han regresado nunca: nadie sabe quién o qué sea el oráculo, y tampoco si en verdad existe, sin embargo, hace falta probarlo. Muchos son los guerreros que se ofrecen como voluntarios, pero la elección es difícil: según la leyenda, sólo un puro de corazón puede esperar alcanzar el oráculo.
Después de haber probado su habilidad con la espada, cada uno de los voluntarios tendrán que soportar una prueba mucho más dura: sumergir la
misma mano en el agua de la pureza, sólo si su color no cambiara, él será
juzgado digno de la empresa. Uno después del otro, los guerreros afrontan
la prueba, cada vez el agua se vuelve más turbia; hasta que llega un joven soldado, Artan de Varnia. Sus orígenes son inciertos: es un expósito criado por
algunos monjes, además, es muy joven y menos valiente que otros en batalla, sin embargo es el único que supera la prueba final: él es el elegido.
Mientras Artan se dirige al Monte de los Espíritus, las fuerzas combinadas de Varnia y Lysia empeñan con escasa suerte las armadas de Kardia; Slayn mata a cada adversario con gran facilidad.
Artan por fin llega a la cumbre, se da cuenta de que el oráculo es en realidad la voz misma del viento, que sólo sobre aquella cima puede ser comprendida. Según su profecía, él tendrá que golpear el mal desde la raíz, eliminar a  kamen; pero para poder hacerlo, tendrá que ir al Mar de Cristal (que es en realidad un enorme lago, congelado una gran parte del año),  afrontando un viaje de dos días y una noche por la tierra congelada de Aryon. Allá lo que encontrará le servirá para poder atravesar la barrera mística que protege la fortaleza del brujo. Las últimas palabras del oráculo son inquietantes: "Ten
cuidado, porque, aunque vencerás, perderás."  Incluso con cierta aprensión en el corazón, el joven héroe se dirige hacia la misma meta.
Llega sobre la playa del Mar de Cristal y asiste al espectáculo del Barco
Dragón que emerge, libre de los hielos eternos, balanceándose en el aire
gracias a dos grandes alas. En el ínter, Slayn tiene un tipo de presentimiento, que lo advierte que algo está por ocurrir. Deja el campo de batalla, y corre hacia la fortaleza de Kamen. Artan, mientras tanto, ha descubierto que puede controlar el Barco Dragón con el  pensamiento; con él, vuela hasta el castillo de Kamen. Llega en  proximidad de la barrera, ordena al Barco derribarla, un chorro de mágico fuego frío se desborda de las fauces del Drakkar, y después de pocos instantes la barrera desaparece. Artan llega a la entrada de la fortaleza, encontrándose con Slayn, quien está  decidido a no dejarlo pasar.
Ambos tienen el rostro cubierto por un yelmo. Los dos se enfrentan espada contra espada, la superioridad de Slayn es evidente, Artan es consciente de ello, pero también sabe que no puede rendirse. Cuando un golpe de la espada de Slayn echa al suelo a Artan, haciéndole perder el yelmo, él se para desconcertado. Después de un minuto entero de silencio, slayn explica a Artan que él combate por Kamen porque está convencido que sólo un poder fuerte puede poner punto final a todas las guerras sobre Alteria, unificándola para siempre bajo una única bandera. “Si no es capaz de derrotarte” le dice
“Quizás no es bastante fuerte. ¡Ve, ahora! su trono está justo tras aquella
puerta!” Dicho ésto, toma parte, permitiendo pasar a Artan cada vez más
confuso. El joven de Varnia sabe que tiene que actuar de prisa, sin gastar tiempo en preguntarse cómo o por qué Slayn ha tomado tal decisión; abierta la pesadísima doble puerta, Artan entra en la gran sala del trono. Kamen se pone enseguida de pie, y se ríe de él jurándole que no dejará el castillo vivo. Este, empieza a cantar un antiguo quejido, y en resumen se transforma en un gran demonio, armado de una espada encendida. Una terrible batalla tiene principio, y aunque Artan haga su mejor esfuerzo, otra vez es demasiado claro que su adversario le es muy superior. Pero justo cuando él parece sobre el punto de sucumbir, es entonces cuando Slayn interviene, y lo salva, parando con su propio cuerpo el mortal ataque de Kamen. Sin titubear, Artan aprovecha el momento propicio, y con un golpe terrible arranca la cabeza del demonio / Kamen.
Inclinándose sobre el cuerpo moribundo de Slayn, Artan le pregunta por qué lo ha salvado arriesgando su propia vida. Slayn le dice a Artan que lequite el
yelmo, y cuando el joven lo hace, se encuentra delante de una misma copia
perfecta. "¿Como podría - Slayn dice - dejar morir a mi hermano gemelo?"
Dicho esto, muere entre los brazos de Artan quien está aturdido y llorando. Artan sube a bordo del Barco Dragón, llevandose el cuerpo de Slayn.
Cuando regresa a Varnia, descubre que con la muerte del brujo, como estaba previsto, la fuerza diabólica de los soldados de Kardia ha desaparecido. Privados de ella más alla que del propio caudillo, han sido derrotados fácilmente.
Amarga es la victoria para Artan, que ha perdido a su hermano apenas reencontrado, pero el rey Randall lo consuela. Al final, por muy poco tiempo han estado reunidos, y aunque ignoraran su recíproca existencia; fue su amor fraterno lo que derrotó a Kardia.